En su entrega #66 de “Cosas que me han hecho feliz esta semana” Vanity Fair ha querido dedicarle un espacio a nuestra tienda Bannatyne Joyeros de Santander. Y es que como no podía ser de otra manera que la palabra felicidad y Bannatyne fuesen la mano.

Uno de nuestros clientes ha sido el encargado de contar a Vanity Fair su experiencia a la hora de comprar su reloj soñado en nuestra tienda. Como podéis observar en nuestra página Web, Bannatyne ofrece una amplia variedad de altarelojería, pero este cliente se fijó en una de las joyas de la corona, Patek Philippe.

Como poder resistirse a uno de los relojes más lujosos, exclusivos y exquisitos del mercado. Patek Philippe es sinónimo de lujo, tradición e innovación, coincidiendo con los valores propios de Bannatyne Joyeros.

“Un reloj tan maravilloso como discreto.”

A continuación recogemos las palabras dedicadas para Vanity Fair por nuestro cliente al que desde aquí aprovechamos para darle las gracias por la confianza depositada en Bannatyne:

“Fui a la joyería Bannatyne, en Santander, a que me arreglaran la correa de mi reloj. Aprovechando que estaba por ahí, y que son amigos de siempre, me empecé a probar relojes sin parar. Uno tras otro. Entre otros, esta maravilla: el Patek Philippe Calatrava Pilot. Un reloj tan maravilloso como discreto: de esos que no gritan “mírame, soy un reloj caro, la vida me va bien”. Por momentos parecía Phoebe en Friends, cuando en una joyería le da por empezar a probarse una tiara con un mosquetón y luego no quiere devolverlos.”

Contenido completo del artículo: Vanity Fair